Alerta PI: Nueva batalla en EE.UU. por la patente del popular Post-it

El ciudadano Alan Amron  planteó en un tribunal de Florida una demanda por la que exige a la firma 3M al menos US$ 400 millones por daños y perjuicios.

Antecedentes:

Nueva York (AFP).- El conglomerado industrial estadounidense MMM (3M, material de oficina, médico y de seguridad), que popularizó el Post-it, está siendo demandado por un estadounidense que reclama su paternidad.

Alan Amron, de 67 años, planteó en un tribunal de Fort Lauderdale, Florida (sureste) una demanda por la que exige al menos US$ 400 millones por daños y perjuicios, según documentos judiciales consultados el viernes por la AFP.

En su planteo, Amron, un prolífico inventor, con 39 patentes presentadas y aceptadas en Estados Unidos de acuerdo con su cuenta de la red Twitter, afirma haber inventado el recordatorio adhesivo Post-it en 1973. En el momento lo habría bautizado “Press-Memo”.

Pero 3M siempre ha dicho que el Post-it, uno de sus productos más conocidos, fue desarrollado en 1974 por sus científicos Arthur Fry – encausado en la demanda – y Spencer Silver. La comercialización empezó en 1977, pero fue en 1980 que las ventas de esta pequeña hoja de papel auto-adhesiva realmente despegaron.

En 2015, la facturación de la división de productos de consumo de 3M a la que pertenece el Post-it ascendió a 4,400 millones de dólares, una caída de 2.2 % respecto al año anterior.

Amron rechaza la versión de la 3M y ya había atacado el grupo por violación de derechos de autor en 1977. Las dos partes habían llegado entonces a un acuerdo cuyos términos son confidenciales.

Fuente: http://gestion.pe/empresas/nueva-batalla-eeuu-patente-popular-post-it-2156225

En conclusión, a menudos las más recientes noticias evidencian conflictos entre personas naturales y/o jurídicas que inician procesos legales a fines de reclamar el derecho sobre sus inventos, y en algunos casos patentes, conforme lo podemos apreciar en párrafos anteriores. Es así, que inicio de un conflicto de esta naturaleza hace una importante reflexión, en cuanto a la poca información que manejan las personas en general en temas de Propiedad Industrial, por lo cual una vez más es importante brindar la siguiente información que la OMPI nos proporciona en el ámbito de patentes:

Una patente es un derecho exclusivo que se concede sobre una invención. Es decir, una patente es un derecho exclusivo que se concede sobre un producto o un proceso que, por lo general, ofrece una nueva manera de hacer algo o una nueva solución técnica a un problema. Para obtener una patente, hay que presentar una solicitud en la que se divulgue públicamente información técnica acerca de la invención.

El titular de la patente puede autorizar o conceder una licencia a terceros para que utilicen su invención, de conformidad con unas condiciones mutuamente convenidas. El titular puede, asimismo, ceder el derecho a la invención a un tercero, que se convertirá así en el nuevo titular de la patente. Cuando vence la patente, finaliza la protección conferida y la invención pasa al dominio público; en otras palabras, la invención se puede explotar comercialmente sin infringir la patente.

Asimismo, la protección de una patente significa que la invención no puede ser confeccionada, utilizada, distribuida o vendida comercialmente sin el consentimiento del titular de la patente. El cumplimiento de los derechos de patente normalmente se hace respetar en los tribunales que, en la mayoría de los sistemas, tienen la potestad de sancionar las infracciones a la patente. Del mismo modo, un tribunal puede asimismo declarar no válida una patente si un tercero obtiene satisfacción en un litigio relacionado con la patente.

Finalmente, el titular de una patente tiene el derecho de decidir quién puede, o no puede utilizar la invención patentada durante el período en el que está protegida la invención. El titular de la patente puede dar su permiso, o licencia, a terceros para utilizar la invención de acuerdo a términos establecidos de común acuerdo. El titular puede asimismo vender el derecho a la invención a un tercero, que se convertirá en el nuevo titular de la patente. Cuando la patente expira, expira asimismo la protección y la invención pasa a pertenecer al dominio público; es decir, el titular deja de detentar derechos exclusivos sobre la invención, que pasa a estar disponible para la explotación comercial por parte por parte de terceros.

Fuente: http://www.wipo.int

Medalith Luya
División de Propiedad Industrial
Area de Propiedad Intelectual
Iriarte & Asociados
http://iriartelaw.com